Fertilización

Importancia de Aplicar Fertilizante

Importancia de Aplicar Fertilizante

Importancia de Aplicar Fertilizante

Importancia de Aplicar Fertilizante 

Por: Fabian Martinez Viloria; Zootecnista

El hombre comenzó a cultivar el suelo desde hace miles de años, pero la historia de la utilización del fertilizante inicio cuando los primitivos agricultores se dieron cuenta que el suelo si se cultivaba de manera continua disminuían su producción y que al añadir estiércol o residuos vegetales la fertilidad se restauraba.

A mediados del siglo XIX se inició la industria mundial de fertilizantes, y se inició  la comercialización de diversos tipos de fertilizante.

Definición de Fertilizante

Un fertilizante es toda sustancia ya sea orgánica o inorgánica compuesta por nutrientes en formas que son muy asimilables por las plantas (Gramíneas, leguminosas, árboles, arbustos, etc.), que se aplican con el fin de  incrementar, mantener o devolver el contenido de dichos nutrientes al suelo, estimular el crecimiento de las plantas, etc. Las plantas en si no requieren complejos  compuestos como son los aminoácidos o las vitaminas, que en la nutrición humana son importantes y esenciales; sin embargo las plantas solo requieren una docena de elementos químicos, los cuales deben ser suministrados de forma tal que la planta los pueda absorber y asimilar. Por ejemplo, el nitrógeno,  se puede suministrar en forma de en forma de urea, compuestos de amonio, nitratos, amoníaco puro, con igual eficiencia.

Un ejemplo de tipo ecológico es el uso de abonos que según  el reglamento de abonos de la Unión Europea un abono se define como “material cuya función principal es proporcionar elementos o nutrientes a las plantas”. Los cuales son: estiércol de bovinos, de gallinas, el cual se puede mezclar con residuos de la agricultura como el forraje, fosfato de huesos, el nitrógeno de las deyecciones de los humanos, el potasio de las cenizas.

Importancia de un Fertilizante

Como se mencionó anteriormente un fertilizante  y los abonos se utilizan con el fin de suministrar y devolver al suelo los nutrientes que la planta necesita para su crecimiento y desarrollo.

Abonos orgánicos como estiércol, compost aportan a la planta nutrientes de una manera lenta y en bajas cantidades. Por lo que se utilizan más como un mejorador del suelo cuando se forma humus, que como suministrador de nutrientes. Abonos de minerales o químicos solo aportan nutrientes, pero no aportan humus, por lo que no mejoraran el suelo en los aspectos que lo hará un abonos orgánicos, pero sí, favorecen y enriquecen el suelo con minerales, lo que permite que las plantas dispongan de grandes cantidades de alimento rápidamente.

Tipos de Fertilizante y Abonos

La mayoría de los fertilizantes químicos y abonos que se utilizan por lo general sol o incluyen: Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Las plantan en mayor cantidad requieren éstos elementos que de otro. Por lo que es muy importante suministrar otros elementos y así evitar deficiencias en magnesio, hierro, manganeso y boro.

Fertilizantes químicos

Podemos destacar los Fertilizantes minerales convencionales, Fertilizantes organominerales y Fertilizantes de lenta liberación.

Fertilizantes minerales convencionales: como  urea (45-0-0), nitrato amónico (33-0-0), cloruro potásico, 15-15-15 (triple 15), 35-15-0 y 13-0-44, sulfato amónico, nitrato sódico, superfosfato.

Fertilizantes organominerales: son una mezcla entre materia orgánica con nutrientes como nitrógeno, potasio, magnesio y manganeso, que por lo general  están granulados en sacos. Se utilizan con el fin de realizar una fertilización más  completa en el abonado de fondo en todos los cultivos.

Fertilizantes de lenta liberación: se caracterizan ya que estos se disuelven lentamente y a lo largo de los meses liberan los nutrientes poco a poco. Estos son más costosos que un fertilizante convencional, pero su ventaja es que duran mucho más.

Abonos Orgánicos

Podemos destacar abonos como: Estiércoles, Compost, Turba, Abonos líquidos y para fertirrigación, Abonos foliares y Correctores de carencias

Estiércoles: pueden ser de vaca, de ovinos, caprinos, de caballo, gallinaza.

Compost: se obtiene a partir de restos vegetales y materia orgánica (residuos del jardín, de la comida) la cual es sometida a un proceso de compostaje.

Turba: existen dos tipos una negra que es la que más se utiliza y una rubia, la cual es muy acida con un pH de 3.5. Se utiliza principalmente como la base en la elaboración de sustrato para las macetas y semilleros. Además son muy buenas para adicionar al suelo.

Abonos líquidos y para fertirrigación: se usan para verter en las macetas de las plantas que se usan en interior de la casa.

Abonos foliares: se adicionan en forma pulverizada sobre la planta, se usa principalmente como un complemento para el abono de fondo y aportan micronutrientes como hierro, manganeso, cobre, ya que se suministran en bajas cantidades y son asimiladas directamente por la hoja.

Correctores de carencias: son diseñados con el fin de corregir cualquier carencia de un elemento o de varios que se presenten.

Fertilización de las pasturas

En un programa de establecimiento de praderas, fertilizar es la práctica que mejores resultados da en poco tiempo, siempre y cuando el suelo o la humedad no limitan el crecimiento y desarrollo de las plantas. Se debe tener claro que una adecuada fertilización aumentara no solo la producción de forraje por área sino también su calidad nutricional.

Si se desea una adecuada respuesta a la fertilización se debe tener en cuenta factores como el suelo, el tipo de planta, el clima, tipo de fertilizante, frecuencia, dosis, método y época de aplicación.

Factor suelo

Tener un buen conocimiento de las condiciones fisicoquímicas, topografía y drenaje del suelo asegura el éxito en un programa de fertilización de los pastos 

Un análisis químico del suelo nos dirá con seguridad en que cantidad y proporción están  los nutrientes que la planta necesita, y si los elementos se encuentran en buena cantidad, no será necesario realizar su aplicación al suelo, y si por el contrario existen deficiencias se debe realizar su aplicación para prevenir la reducción  en cantidad y calidad del forraje. 

Hay que tener claro que las plantas necesitan nutrimentos en distintas proporciones, pero si hay un exceso de los mismos generara que la asimilación de otro se bloquee, sin importar que su disposición en el suelo este en buena cantidad.

La estructura del suelo  es la condición que afecta en gran medida la eficiencia de la fertilización, debido a que se relaciona con la presencia de espacios porosos y, por lo tanto, en la aireación y retención de agua es muy determinante. La estructura del suelo con prácticas erradas como lo es el Pastoreo Continuo, se deteriorara con el tiempo ya que generara problemas como compactación, por lo que la utilización de fertilizantes y su eficiencia serán bajas ya que los nutrientes no penetraran el suelo y se quedaran en la superficie donde con el tiempo por escorrentía se perderán, o por reacciones químicas que liberan algunos elementos como el nitrógeno (N), que se puede perder en forma gas hacia la atmósfera.

Para aplicar un fertilizante la topografía juega un papel muy importante, ya que en zonas con pendientes estos por acción de la lluvia o el riego se lavan fácilmente  y para evitar esto es recomendable hacer aplicaciones en la zona más alta y en la parte baja donde se reciben las corrientes provenientes de la parte superior usar dosis bajas. Si se desea evitar pérdidas de fertilizante en zonas que presentan mal drenado se recomienda usar fuentes que sean poco volátiles con aplicaciones frecuentes y bajas.

La textura es otra característica que debemos tener en cuenta ya que en suelos arenosos, por lo general se pierde mucho fertilizante por lo que se recomienda hacer aplicaciones bajas y frecuentes. Los suelos arcillosos retienen mejor los fertilizantes, pero se corre el riesgo de que arcillas, como las amorfas, fijen elementos como el fósforo.

Factor Clima

Aquí podemos destacar la temperatura y la humedad, aunque la humedad a la hora de fertilizar es la humedad y más en aspectos como la cantidad y distribución de la precipitación que cae en un lugar es importante, debido a que un fertilizante químico es soluble en mayor o menor grado.

En sitios que tienen una alta precipitación se debe hacer bajas y frecuentes aplicaciones, lo que evita la solubilidad del material y que se pierda por escorrentía y lixiviación, o se puede realizar aplicaciones dosis altas para reponer las pérdidas mencionadas.

En sitios relativamente secos el problema se da de manera contraria, ya que como la humedad del suelo es baja, los fertilizantes se quedan sobre el suelo y se solubilizan lentamente, lo que puede generar que se den reacciones químicas y ataques por bacterias que podrían llegar a liberar algunos elementos, por lo que en estos suelo se recomienda fertilizar de manera estratégica utilizando al máximo las épocas de lluvia o el riego.

Factor Planta

Las especies forrajeras presentan distintos requerimientos nutricionales por lo que no hay un fertilizante que se universal que se pueda aplicar a las gramíneas y las leguminosas para que pueda llenar dichos requerimientos de todas.

Existen gramíneas que presentan un requerimiento alto de nitrógeno (N), de la misma manera existen otras que requieren en mayor cantidad  fósforo (P), calcio (Ca) o azufre (S).

En pocas palabras la demanda de nutrientes por parte de las plantas dependerá principalmente de la capacidad para extraer nutrientes del suelo, el requerimiento nutricional interno de la planta y su potencial de producción.

Uso Racional de un Fertilizante

Al utilizar de manera racional un fertilizante sus efectos son benéficos y favorables para mejorar la fertilidad del suelo, para la producción y calidad de los forrajes, la salud humana, aportando también elementos que son esenciales para el metabolismo y para el medio ambiente. En la agricultura moderna actual, productiva y respetuosa con el medioambiente, no se puede cuestionar una aplicación adecuada de fertilizantes.

Antes de implementar un plan de fertilización es necesario establecer primero un adecuado balance de nutrientes, en que se analice principalmente lo que la planta requiere, las características del suelo, restos de cosechas previas, el pastoreo, las condiciones agroclimáticas, materia orgánica disponible, deposiciones atmosféricas, con la finalidad de obtener una dosis de fertilizante mineral que sea optima que asegure la adecuada nutrición de la planta  y una alta producción de forraje, gracias a que no habrá exceso ni deficiencia de nutrientes y se evitaran perdidas por lixiviación y escorrentía.

Uso eficiente de un fertilizante

Los fertilizantes costosos, por lo que se deben usar de la manera más eficiente posible. Este depende principalmente de la aplicación de los nutrientes necesarios, en cantidades y proporciones adecuadas, teniendo en cuenta el tipo de planta y de suelo, ya que de ellos dependerá como y en que época se hará la aplicación.

Dosis Para Fertilizar

La dosis se refiere a la cantidad elementos que se utilizara. Antes de recomendar la dosis de fertilizante a utilizar, se debe consultar con un ingeniero agrónomo, ya que este nos dará las mejores recomendaciones dependiendo de las condiciones en las que se encuentra el clima, el suelo y la planta.

Aplicar dosis que sean excesivas y desbalanceadas los nutrimentos, pueden generar que compuestos tóxicos se acumulen, como es el caso de la urea, que durante algunas épocas del año produce peligrosos niveles de nitritos y nitratos.

Época y Frecuencia de aplicación de fertilizante

Los plantas como los forrajes requieren frecuentes aplicaciones de fertilizante ya que estas permanecen en continuo crecimiento gracias a un adecuado manejo.

En la época de lluvias  se presenta mayor crecimiento de las pasturas y por esta razón el suelo debe brindar una adecuada cantidad de nutrientes de manera asimilable. Los abonos se pueden utilizar en cualquier época del año mientras el pasto este en continuo crecimiento y el suelo mantenga una buena humedad. Hay que tener muy claro que las enmiendas se incorporaran al suelo antes de sembrar. Pero fertilizantes que son completos de recomienda aplicarlos  antes o con la siembra, es decir, cuando las plantas tengan una altura entre 10 – 15 centímetros. En cultivos como maíz, sorgo y avena, se recomienda aplicar el Nitrógeno cuando las plantas alcancen la altura de la rodilla, y en pasturas que son perennes se recomienda su aplicación a partir del primer pastoreo.

Descargar el Documento

¿Te gustaría descargar el Documento en PDF? Haz clic en el enlace que dejamos aquí debajo.

 

Descarga Documentos Relacionados

A continuación, te mostraremos otros documentos relacionados, solo haz clic en las imágenes que están aquí debajo.

Suscribete a Nuestra Pagina

Solo has clic en la imagen, sigue los pasos y podrás recibir en tu correo electrónico todas nuestras publicaciones.

Suscribete Solo has clic aquí

 

1 Comment

  1. Jesús M Peña B

    muy bueno

Leave a Reply