Skip to content

Leguminosas Forrajeras

Las-leguminosas-forrajeras

Leguminosas forrajeras

Definición de leguminosas

Son plantas pertenecientes a la familia de las dicotiledóneas que tienen la particularidad de formar en sus raíces unas estructuras llamadas nódulos, estos nacen como resultado de la interacción que existe entre estas plantas y las bacterias del genero Rhizobium que son capaces toma y fijar nitrógeno atmosférico, al establecer una simbiosis con las plantas y almacenarlo en sus hojas en forma de proteína. Por este motivo las leguminosas ayudan a la fertilidad de los suelos, ya que ese nitrógeno que captan de la atmosfera a la larga lo incorporan al suelo (Clitoria o campanita, Fríjol terciopelo, Maní forrajero, Guandul, Canavalia etc).

Las leguminosas se caracterizan por producir  una legumbre (vaina) como fruto, en la que se alojan las semillas en su interior, y cuando se madura, se abre longitudinalmente en dos valvas lo que facilita que las semillas se dispersen.

Otra característica y quizá la más importante que poseen las leguminosas es la de tener altos contenidos de proteína entre el 14 – 32% en sus hojas y superior de 30% en sus semillas, además son capaces de sostener estos altos contenidos de proteína aun durante la época seca y además de esto presentan bajos niveles de fibra, lo que implica una alta digestibilidad (altamente aprovechable por el animal) lo que hace que sus contenidos energéticos sean similares a una gramínea. También almacenan azúcares, almidones y Grasas, que las convierten en suplementos altamente energéticos y proteicos.

Morfología de las leguminosas

No muestran la uniformidad típica que caracteriza a las gramíneas, ya que su clasificación de visu menos farragosa. Esta diagnosis suele estar apoyada principalmente en las características de sus hojas, frutos e inflorescencia.

Hojas y tallos de las leguminosas

La hoja es un órgano lateral que brota del tallo (rama) de manera exógena y en general lleva una yema justo por encima de ella. Generalmente son alternas, a veces opuestas, estipuladas o no, pecioladas o sésiles.

Las leguminosas  pratenses (que crecen en los prados) se caracterizan por tener  hojas compuestas, con un variable  número de foliolos. Dichas hojas  están formadas por un raquis, del cual brotan los foliolos. Dichos  foliolos pueden ser dentados, enteros, aserrados, etc., y presentar una gran variedad de formas: elíptico, romboide, oblongo, ovado, lanceolado, linear, etc.

En las leguminosas pratenses  sus tallos suelen ser herbáceos, si se lignifican en su base, y si son todo leñoso  son excepcionalmente arbustivos. Generalmente son macizos, presentan huecos en algunas ocasiones. Presentan secciones cuadrangulares, a veces aladas con superficies lampiñas o con vellosidades. Estas plantas tienen portes ascendentes o erectos, pero también encontramos tallos postrados, estoloníferos si tienen raíces en los nudos.

Tipos de hojas de las leguminosas

 Las hojas que se encuentran compuestas, por la nervadura general, puede ser:

Pinnaticompuesta: Si a lo largo del raquis los foliolos salen en forma de peine, generalmente son imparipinnadas, pueden tener uno o más o paripinnadas o foliolos, por la desaparición del foliolo impar, terminando el raquis en: zarcillos, mucron o espina.

Palmaticompuesta:  Si todos sus foliolos surgen del ápice del peciolo común, éstos pueden ser tres y aquí podemos destacar la hoja trifoliada, o rara vez se presentan  hojas simples o reducidas a filodios, peciolo dilatado y laminar que sustituye a la lámina de la hoja.

En la base de las hojas junto al tallo, si no están ausentes, transformadas en espinas (Genistas) o ser glandulosas (Lotus), nos encontramos con una pareja de brácteas membranosas o escariosas, llamadas estípulas, de muy variada forma y tamaño, libres o soldadas entre si y a su vez libres o soldadas al peciolo.

Sistema radical de las leguminosas

 Su sistema radical se puede dividir en dos partes:  Una raíz principal que llega a profundizar hasta los 2 metros y un sistema secundario, sobre todo absorbente, formado por un conjunto ramificado de raíces, bastante lignificado pero esta es menos gruesa que la raíz principal, pero relativamente igual de penetrantes y profundas que permite a la planta aprovecharse del nitrógeno del aire y de fijarlo al suelo realizando una fertilización directa.

Este sistema radical de las leguminosas es en parte el responsable, de la gran importancia que tiene en la pascicultura (técnica del cultivo y/o manejo del pasto) ya que sujetan el suelo, por su potente estructura, y son muy interesantes en zonas con peligro de erosión, en revegetalizaciones,  mejoran el suelo, fertilizan, ya que son capaces de utilizar nutrientes y recursos profundos del suelo y  reciclan los elementos hacia la superficie y además son un complemento ideal para las gramíneas y así tener un aprovechamiento mayor e integral del suelo y así poder  llenar las necesidades de proteína, vitamina,  minerales, carbohidratos etc; que las gramíneas por si solas no proporcionan lo que  lograra una ración de mayor calidad nutricional para los animales.

Importancia de establecer leguminosas

 Las leguminosas además de tener la capacidad de captar nitrógeno atmosférico para fijarlo al suelo, presentan una serie de características importantes como:

  • Alto contenido de proteína mayor que otro forraje de la finca.
  • Son abonos verdes y mejoran las condiciones químicas y físicas del suelo.
  • Alto consumo voluntario y digestibilidad de otros forrajes en asocio.
  • Tienden a permanecer verdes durante la época seca.
  • Alto contenido de lípidos en las semillas.
  • Ricas en calcio y su contenido de fosforo es mayor que en las gramíneas.
  • Ricas en vitamina D y su contenido de vitamina B es mayor que la contenida en henos ordinarios de gramíneas.

Definición de leguminosas arbustivas

A este grupo corresponden todas aquellas especies que no son gramíneas ni leguminosas, estas plantas son subvaloradas por el desconocimiento pero pueden llegar a ser un soporte fundamental en mejorar el estado nutricional de nuestra ganadería ya que sirven de alimento a los bovinos. En esta clasificación podemos encontrar especies como Guácimo, jobo, Botón de oro, Morera etc. Son especies que desde el punto de vista nutricional se asemejan mucho a las leguminosas.